Por un corazón sano
     http://bit.ly/1sluAV1

http://bit.ly/1sluAV1

 

Las enfermedades cardiovasculares constituyen una de las causas más importantes de incapacidad y de mortalidad que afectan actualmente a nuestra sociedad. Sin embargo, como responsables de nuestra salud, podemos prevenirlas evitando una serie de factores de riesgo que conllevan su aparición. Asimismo, su prevención nos ayuda a mantener nuestro corazón de forma sana. 

Factores de riesgo  

Además de la edad y los antecedentes familiares, existe un grupo de factores externos que predisponen a la aparición de enfermedades cardiovasculares: 

  • Diabetes
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo
  • Hábitos alimentarios que conducen al sobrepeso
  • Sedentarismo, estrés

 

¿Cómo lograr un corazón sano?  

Para mantener nuestro sistema cardiocirculatorio saludable es aconsejable seguir unas sencillas recomendaciones: 

  • Control de peso
  • Control de la tensión arterial
  • Evitar el consumo de tabaco
  • Practicar ejercicio físico de manera regular
  • Incluir en nuestra dieta verduras, fruta, pescado, evitando la ingesta de grasas saturadas y azucares refinados
  • Fomentar hábitos de vida que minimicen el estrés, etc… 

 

La arteriopatía coronaria es la primera causa de mortalidad en todo el mundo, habiéndose previsto la mayor incidencia en los países en desarrollo.  La mejora en la prevención, diagnóstico y tratamiento ha hecho que disminuya su mortalidad. La gammagrafía de perfusión miocárdica( SPECT miocárdico)  es la técnica que aporta  la Medicina Nuclear,  para detectar de manera fiable pacientes con riesgo en un estadío temprano; permite visualizar cuanta sangre llega a través de las arterias coronarias hasta el miocardio y en vista de ello, evaluar el riesgo de complicaciones tales como el infarto de miocardio.

 

Se inyecta al paciente una dosis baja de radiotrazador (Tc99m MIBI), este circula a través del flujo sanguíneo y se fija al tejido cardíaco en cantidad proporcional al volumen de circulación de la sangre: en los tejidos sanos se aprecia la captación del isótopo y en los tejidos dañados o irrigados por vasos obstruidos no se visualiza captación.   Tras un infarto de miocardio la gammagrafía de perfusión se utiliza para comprobar si el tejido está necrosado o tiene alguna viabilidad y puede plantearse alguna solución quirúrgica (by-pass).

 

 

 

Angélica R.Tomassetti Community Manager