El Kéfir, un buen amigo para tu salud

http://bit.ly/2DlWHix

El  Kéfir es un conglomerado de bacterias lácticas y levaduras no patógenas que viven en una misma comunidad y en perfecto equilibrio. Se llama Kéfir, tanto a los granos de color blanco con aspecto similar al de la coliflor, como a la bebida resultante de su fermentación al añadirle leche.  Es originario del este de Europa y y suroeste de Asia y su nombre procede de la palabra turca “keyif”, que significa ”sentirse bien después de comer”.

El Kéfir no es un hongo y es una fuente natural de probióticos muy alta, situándose por encima del yogur, ya que contiene más de 30 microorganismos diferentes, aunque de un sabor  y consistencia muy parecida a este. Es rico en calcio, fósforo, Vitaminas D, K, B1, B2, B12, Magnesio, hidratos de carbono y proteínas. Hay dos tipos de de Kéfir, el de agua y el de leche, más extendido y conocido este último.

Entre sus beneficios más importantes:

  • Regenerador de la flora intestinal y excelente digestivo. Indicado en la úlcera de estómago, colitis ulcerosa, colon irritable, estreñimiento e intolerancia a la lactosa.
  • Regula el tránsito intestinal y es útil en caso de indigestión o digestiones pesadas.
  • Refuerza el sistema inmunológico: ayuda a fortalecer las defensas.
  • Reduce los niveles de colesterol alto y triglicéridos: bueno para un sistema cardiovascular sano.
  • Útil en el tratamiento natural de la anemia.
  • Ayuda al tratamiento de las alergias de la piel.
  • Disuelve las piedras de la vesícula biliar y los cálculos renales.
  • Ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre.
  • Rico en propiedades antioxidantes.
  • Útil en caso de insomnio, ansiedad, estrés y depresión: El kéfir en la dieta puede tener un efecto profundamente calmante sobre los nervios.
  • Previene y cura el herpes. Cicatriza heridas.
  • Se usa en tratamiento de artritis reumática.
  • Se utiliza en procesos respiratorios infecciosos (asmas, bronquitis…)
  • Osteoporosis y salud ósea: aumenta la absorción de calcio de las células de los huesos.
  • Impide el crecimiento de bacterias dañinas como la H. Pylori, Salmonella y la E.coli.
  • …etc

 

En el Cáucaso, donde el Kéfir se ha consumido frecuentemente desde hace miles de años, la gente vive de 110 a 125 años y se mantiene con buena salud, no conocen la tuberculosis, el cáncer ni las enfermedades de los ojos.

Así que, si después de leer todo esto si os apetece probarlo e incluirlo en vuestra dieta, os recomendamos que consigáis unos gránulos de Kéfir  y lo elaboréis vosotros mismos o bien compréis la bebida ya elaborada. En los diferentes enlaces proporcionados en este artículo encontraréis como realizarlo. Aunque algo laborioso, no es difícil y su resultado no os decepcionará. Cuidado si lo compráis en el Supermercado; primero por su fecha de consumición y por otro, porque en ocasiones lo mezclan con nata (ojo los intolerantes a la lactosa).

¡Sea lo que fuere, espero que lo disfrutéis!

 

 

 

Angélica R.Tomassetti Community Manager

Dejar un comentario

*

captcha *