Tecnicas que se pueden realizar

Podemos aplicar nuestra tecnología y conocimientos a una amplia gama de técnicas.

Sistema óseo

Gammagrafía esquelética con difosfonatos: tumores óseos, metástasis esqueléticas, patologías articulares, osteonecrosis, etc.
Gammagrafía ósea en tres fases: Osteomielitis, artritis, celulitis, infartos óseos, movilización de prótesisis.
Gammagrafía ósea con G-a-67: Afectación crónica de tipo inflamatorio/infeccioso.

 

 

 

 

 

 

Sistema nervioso central

Spect cerebral de perfusión: Estudios de perfusión del cortex cerebral, enfermedades degenerativas (Alzheimer, demencias, ..), epilesia, cicatrices residuales.

Sistema genitourinario

Gammagrafía renal estática: morfología y funcionalidad renal.
Renograma isotópico con estímulo diurético:
Valoración de la función renal, transplantes, uropatía obstructiva, enfermedad vasculorenal

Renograma con captopril: estudio de la hispertensión vasculorenal

Sistema endocrino

Gammagrafía tiroidea con Tc99m: Diagnóstico de las alteraciones morfofuncionales.
Rastreo coroporal total con I-131: Diagnóstico del carcinoma diferenciado de tiroides.
Gammagrafía paratiroidea: Hiperparatiroidismo primario, hiperparatiroidismo secundario y terciario.
Gammagrafía suprarrenal: Diagnóstico de feocromocitoma, paranglioma, carcinoma medular de tiróides

Sistema cardiovascular

Gammagrafía miocárdica con pirofosfatos: diagnóstico de infarto agudo de miocardio.

Ventriculografía de equilibrio: Diagnóstico y pronóstico de la enfermedad coronaria, valoración de funcionamiento ventricular, fracción de eyección.
Gammagrafía de perfusión cardiaca spect: Estudio de la coronariopatía aguda y crónica y evaluación de procedimientos intervencionistas, control de stent, evolución de IAM, viabilidad miocárdica.

 

 

                       

 

 

 

 

Sistema respiratorio

Gammagrafía pulmonar de perfusión: Tromboembolismo pulmonar, estimación cuantificada preoperatoria de la perfusión residual.
Gammagrafía pulmonar de ventilación: Tromboembolismo pulmonar, valoración y diagnóstico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Sistema digestivo

Gammagrafía salivar: Alteraciones funcionales de las glándulas salivares.
Gammagrafía hepatoesplénica: diagnóstico de cirrosis hepática, hepatitis crónica, LOE hepática.
Gammagrafía abdominal: Sospecha clínico-analítica de sangrado intestinal.
Gammagrafía esófago-gástrica.

Hematología

Gammagrafa con Ga-67: linfoma de tipo Hodking.

Terapéutica

Tratamiento del dolor óseo metastásico.
Terapia mediante 131 I: Enfermedad de Bassedow, adenoma tóxico, bocio multinodular, tratamiento de la afección local y a distancia del cancer diferenciado de tiroides.

 

Detección-marcaje y extracción del ganglio centinela ( en tumores mama, melanomas etc…)

 

El ganglio linfático centinela es el primer ganglio en el cuerpo que entra en contacto con las células tumorales cuando dejan el órgano de origen y comienzan a diseminarse por el resto de los tejidos del cuerpo. La biopsia del ganglio centinela es principalmente empleada para detectar metástasis en el cáncer de mama, en melanomas etc. .La mayor ventaja de utilizar la biopsia del ganglio centinela es evitar la cirugía radical, es decir, el vaciamiento total de la cadena linfática, en los pacientes en los que no se observa extensión de la enfermedad.

 

La técnica es sencilla. Se inyecta una sustancia radiactiva en el área tumoral unas horas antes de la intervención. Después en la cirugía, el médico identifica, de entre todas las adenopatías que hay en la región, el ganglio que ha captado  la sustancia radiactiva: este es el ganglio centinela, el primero por el que pasan los fluidos (la linfa) procedentes del tumor y, por tanto, el primero que debería quedar afectado por las células cancerosas. Estos ganglios se extirpan y son analizados por el anatomopatólogo en el momento de la operación para ver si el cáncer se ha extendido.

 

Si en el ganglio centinela se detecta la presencia de células tumorales se procede a la extirpación del resto de los ganglios, pues se considera que también pueden estar afectados. Por el contrario, si el centinela permanece libre de enfermedad no es necesario realizar el vaciamiento pues se considera que al estar más alejados de la ruta de drenaje del tumor estarán libres de la enfermedad.