logo Tel: (+34) 952 86 58 51
Press "Enter" to skip to content

Sensible si, débil no

cdimarbella 0

http://bit.ly/1ShiPwo

La sensibilidad es probablemente de las cualidades humanas más subestimadas; casi siempre  la han asociado con fragilidad o debilidad y muy frecuentemente la han confundido con sensiblería.

La sensibilidad es la facultad de sentir. Es el sentimiento que nos hace humanos y que nos lleva a identificarnos con los problemas de nuestro igual. Es la capacidad o propensión natural de las personas a emocionarse ante la belleza, el arte, la música y los valores estéticos o ante sentimientos como el amor, la ternura o la compasión.

Las personas sensibles son diferentes, destacan entre la mayoría. Muchas de ellas crecen con la idea mal aprendida de que son raras, cursis y esta confusión en ocasiones crea un complejo de inferioridad que, con el paso de los años y del auto-conocimiento, desaparece.

Algunas de las características de las personas sensibles:

  • Se dejan contagiar fácilmente por las emociones de otros.
  • La injusticia les altera.
  • Tienden al perfeccionismo.
  • La inseguridad y la timidez les acompaña en algún momento de su vida.
  • Sienten más profundamente, viven las emociones con más intensidad.
  • Los efectos de las críticas les afecta.
  • Valoran los buenos modales y los tienen más en cuenta que el promedio de las personas.
  • Lloran con más facilidad, no les importa demostrar sus sentimientos.
  • Gracias a su gran nivel de inteligencia emocional, son muy buenas para liderar y trabajar en equipo.
  • La humanidad y la ternura son actitudes asociadas a ellas.
  • Siempre están dispuestas a escuchar.

 

Pero si hay una cualidad que realmente vaya unida a las personas sensibles, es la empatía. El vínculo emocional con el entorno, hace que entiendan como se sienten los demás, ponerse en su lugar y ayudarles. Además son resistentes, fuertes y tenaces, sobreponen la necesidad del otro ante la propia y se entregan sin medida cuando las circunstancias lo requieren.

Si te sientes identificado y crees que eres sensible, es importante que encuentres un equilibrio propio entre el exterior y lo que sientes interiormente, conecta contigo mismo y vive de acuerdo como eres: sólo, acompañado, en el trabajo, con la familia, con los amigos, acertando o equivocándote, con virtudes y con defectos.

Recuerda que la sensibilidad no es un defecto, expresa tus emociones: ríe y llora cuando lo necesites, son necesidades humanas. Es la expresión de tu foro más interno, de tus sentimientos. Te sentirás vivo y te respetarás a ti mismo. Como decía Gaspar Melchor de Jovellanos:

” Si las lágrimas son efecto de la sensibilidad del corazón,

¡desdichado de aquel que no es capaz de derramarlas!”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.